Aguascalientes, con la mejor calidad laboral

El estado hidrocálido registró el primer lugar en el Índice de Calidad y Competencia de la Ocupación Estatal de El Economista.

Aguascalientes y Baja California son los estados que presentan la mejor calidad de ocupación al cierre del tercer trimestre del 2019, en comparación con todas las entidades federativas del país.

En el otro extremo, con las peores condiciones laborales, se ubican Chiapas, Tabasco, Tlaxcala, Oaxaca, Nayarit y Campeche.

Lo anterior, de acuerdo con el Índice de Calidad y Competencia de la Ocupación Estatal que elaboró El Economista, cuyo objetivo es saber cómo se encuentran las 32 entidades del territorio nacional en materia laboral, principalmente en acceso al trabajo, y a su vez, realizar un ranking de competencia entre los gobiernos locales.

Este indicador se hizo mediante ocho tasas complementarias de ocupación y desocupación, obtenidas de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, que corresponden a: desocupación, ocupación parcial y desocupación, presión general, trabajo asalariado, subocupación, condiciones críticas de ocupación, informalidad laboral y ocupación en el sector informal.

En cada tasa complementaria se realizó un ranking estatal para asignar un valor. Si el estado, por ejemplo, se ubicaba en último lugar de desocupación (Guerrero, con 1.4% de su Población Económicamente Activa —PEA—), se le daba la mayor cantidad de puntos por ostentar la mejor posición en calidad laboral (en este caso, 32 puntos), en relación con las otras entidades, y viceversa para aquellas que se encontraron en los primeros escalones (Tabasco obtuvo una desocupación de 7.1% de la PEA —la más elevada de México—, por lo que consiguió sólo 1 punto).

Este ejercicio se hizo con cada uno de los estados, al cierre del tercer trimestre del 2019, logrando un índice general con las ocho tasas, con el mismo peso cada una, cuyo resultado se convirtió en un indicador con escala de 0 a 100 puntos, donde el estado más cercano a 100 manifiesta una mejor calidad de la ocupación (para obtener 100 puntos la entidad debe ser la mejor en todas las tasas).

El índice se dividió en cuatro niveles: alto (mayor a 80 puntos), medio alto (menor a 80 y mayor a 55 puntos), medio bajo (menor a 55 y mayor a 35 puntos) y bajo (menor a 35 puntos).

Es importante destacar que la función de este indicador es premiar a los estados con mayor constancia en acceso al empleo (tener las menores tasas, a excepción de la referente a trabajo asalariado).

Con este contexto, resultó que solamente dos entidades se ubicaron en un nivel alto: Aguascalientes y Baja California, arriba de 80 puntos. En medio alto se posicionaron 10 estados, destacando con más de 74 puntos Nuevo león, Jalisco, Querétaro y Chihuahua.

En medio bajo se situaron 14 territorios, donde Colima, Guerrero, San Luis Potosí y Baja California Sur, con más de 50 puntos, están cercanos al nivel medio alto, mientras que Zacatecas y Veracruz, con menor de 40 puntos, colindan con el umbral bajo, en el cual están seis entidades: Chiapas, Tabasco, Tlaxcala, Oaxaca, Nayarit y Campeche.

El promedio nacional se ubicó en 51.6 puntos, de 100 posibles, es decir, el mercado laboral del país se encuentra en un nivel medio bajo.

A detalle

¿Por qué Aguascalientes quedó en el primer lugar del Índice de Calidad y Competencia de la Ocupación Estatal? Esta entidad mostró constancia en las ocho tasas complementarias de ocupación y desocupación.

Al cierre del primer trimestre, alcanzó las relaciones más bajas: lugares 23 en desocupación (3.8% de la PEA); cuarto en ocupación parcial y desocupación (7.2% de la PEA); sexto en presión general (5.2% de la PEA) y en informalidad laboral (40.1% de los ocupados); segundo en subocupación (1.5% de los ocupados); séptimo en condiciones críticas de ocupación (12.2% de los ocupados) y en ocupación en el sector informal (19.7% de los ocupados), y fue la tercera entidad con el mayor porcentaje de trabajo asalariado (77.2% de los ocupados).

El otro estado en nivel alto fue Baja California. Exhibió la octava tasa de desocupación más baja del país (2.9% de la PEA); la primera en ocupación parcial y desocupación (6.6% de la PEA); la cuarta en presión general (4.5% de la PEA), en subocupación (2.6% de la PEA), en informalidad laboral (37.2% de los ocupados) y en ocupación en el sector informal (18.4% de los ocupados); la 29 en condiciones críticas de ocupación (25.8% de los ocupados), y el quinto mayor porcentaje de trabajo asalariado (72.9% de los ocupados).

De las ocho tasas complementarias de ocupación y desocupación consideradas, destaca Guerrero, con las relaciones más bajas en desocupación, presión general y asalariados, y de las más altas en informalidad laboral. Tabasco registra las peores condiciones en desocupación, ocupación parcial y desocupación y presión general, mientras Chiapas hizo lo mismo en subocupación y condiciones críticas de ocupación.

Desempeño

Para Héctor Magaña Rodríguez, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey, la empleabilidad en las entidades federativas va de la mano con el desempeño de su actividad económica.

Sobre Aguascalientes, Baja California y Nuevo León, los estados con mayor puntuación en el Índice de Calidad y Competencia de la Ocupación Estatal que elaboró El Economista, refirió que son territorios “que han mantenido un grado de industrialización importante y que han aprovechado las ventajas que las manufacturas de exportación han brindado a su economía”.

“Históricamente, en nuestro país las actividades de la industria de la transformación (manufacturas) son las que generan una mayor cantidad de plazas laborales dentro del mercado formal”, señaló.

“Debido a que las inversiones en las entidades mencionadas han sido focalizadas en la mejora del desarrollo de las actividades secundarias, particularmente en las manufacturas de exportación, la situación de su mercado laboral tiende a ser mejor en comparación con aquellos estados que mantienen un rezago importante en su nivel de industrialización”, indicó.

En relación con Chiapas, la peor entidad en materia laboral, el director del CIEN del Tecnológico de Monterrey dijo que “es uno de los estados que no sólo se encuentra rezagado en el sector industrial, sino en prácticamente en todas las actividades económicas”.

“Al carecer de un grado de inversión significativo, son pocos los puestos de trabajo en el sector formal que se pueden generar para dar cabida a la población, de ahí que Chiapas posea uno de los niveles de informalidad más altos del país”, aseguró.

Tabasco, estado petrolero que aún resiente la crisis del sector (bajos niveles del precio del petróleo y disminución de la producción de hidrocarburos) debido a que 45.5% de su Producto Interno Bruto corresponde a la minería petrolera, se colocó en el nivel bajo de calidad y competencia de la ocupación estatal, el segundo peor.

Al respecto, Magaña Rodríguez expuso que las inversiones de Tabasco en actividad industrial fueron focalizadas principalmente en la minería petrolera, “de manera que una crisis severa como la que está pasando ese sector en estos momentos provoca ajustes a la baja importantes en el mercado laboral de la entidad”.

Tlaxcala fue la tercera peor entidad en el indicador de trabajo. “Ha mantenido un enfoque hacia el sector primario y si bien ha buscado incrementar su actividad económica en la parte industrial, ésta no ha detonado lo suficiente para que las consecuencias se vean reflejadas en su sector de empleo”, finalizó el especialista.

estados@eleconomista.mx

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *