Gobierno envía “señal” a sindicatos

Si la dirigencia insiste en pelear, no sólo Juan Ayala será el que salga por cuerdas

11 de Julio de 2019

Justo el día en que inició la asamblea de delegados que elegiría al líder del Sindicato Único de Trabajadores de la Ciudad de México, varias señales encontradas llegan.

La cúpula encabezada por Juan Ayala, y que controla la burocracia capitalina, culmina hoy su reunión iniciada ayer, con la intención de reelegir por tercera vez a su actual líder.

Ello a pesar de que el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje declaró nula la elección anticipada que el propio Ayala hizo desde 2017 para extender su periodo hasta 2024, por lo se prevé que, en caso de consagrarse su imposición, no recibirá la toma de nota.

Y ese no sería el problema, el tema es que, si la dirigencia insiste en pelear, no sólo Juan será el que salga por cuerdas; hay 23 secretarios del sindicato que están en la misma situación y que tendrían que ir ahuecando el ala.

Eso sin contar que, en una de esas, hasta podrían ser obligados a regresar las cuotas sindicales que han estado recibiendo ilegalmente y que, como difícilmente podrían, probablemente irían a la cárcel.

La cúpula sindical ya había recibido el primer mensaje con la investigación judicial que le abrieron a Héctor Carreón Garcés, al que sus propios compañeros del sector Salud señalan por presunta corrupción y que el gobierno capitalino trae entre ojos.

Pero si Ayala y compañía no habían entendido, hay que ver que, después de mucho tiempo, las autoridades laborales le dieron la toma de nota a una organización sindical del Metro distinta a la de Fernando Espino Arévalo.

No es que la nueva organización haya salido de la nada o siquiera que sea importante; lo que buscan las autoridades es enviar mensajes de que no tolerarán a quienes quieran jugar a las vencidas.

Y como para amarrar el asunto, casualmente también ayer se dio a conocer que la Junta Local de Conciliación y Arbitraje resolvió dejar sin efecto la toma que se dio el pasado 20 de noviembre al Sindicato del Heroico Cuerpo de Bomberos de la Ciudad de México.

¿Qué cuál es la nota?

Pues que ese sindicato es el que lidera Ismael Figueroa, el bombero rebelde que se alió al PRD y que se había adueñado de ese terreno; hoy lo dejan sin representación legal de sus afiliados y ya están listos los candidatos a hacerse de ese sindicato.

Ahora Figueroa tendrá que presentarse a trabajar como cualquier bombero y, en caso de que no lo haga, sería despedido y tan tan.

Si eso no lo entienden Ayala y su camarilla, pues allá ellos.

CENTAVITOS

Apenas leyeron la circular pegada en el del Palacio de Donceles y los diputados decidieron acortar la sesión para salir huyendo. Si el papel sólo decía que iniciaría la fumigación de bichos y demás fauna nociva del lugar, no se entiende por qué los legisladores —morenos por delante— pusieron pies en polvorosa… Por cierto, cada que Jorge Gaviño subió a tribuna, al petista Salvador Martín del Campo le dieron ganas de ir al baño y abandonó la Mesa Directiva. ¿Sería miedito o en realidad es de vejiga corta?

excelsior

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *