Gris futuro de pensionados

Más que la automatización del empleo, el problema en el trabajo es el envejecimiento de la población y la carga de las pensiones en los más jóvenes, señaló David Kaplan, especialista en la División de Mercados Laborales del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). La mayoría no tendrá los beneficios que le financian a los mayores, puntualizó.

De acuerdo con el representante del BID, tres cuartas partes de quienes en algún momento cotizarán al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) no van a alcanzar las 1,250 semanas para poder jubilarse. Tampoco podrán alcanzar las 750 semanas mínimas para poder tener derecho a la atención médica.

Precisó que 76% de los cotizantes que empezaron a trabajar bajo la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro de 1997 (SAR 97) no tendrá pensión de retiro, y sólo 56% de los que se jubilen tendrá derecho a la atención médica en el IMSS.

Hay una gran injusticia contra las nuevas generaciones, aquéllas que entraron a trabajar después de 1997 con el nuevo régimen de pensiones, consideró Kaplan, en la presentación de la Asociación Mexicana de Empresas de Talento Humano, TallentiaMx.

Las cotizaciones que están aportando van para pagar las pensiones del propio IMSS, para financiar la atención médica de los extrabajadores del sector privado y costear los distintos regímenes de pensiones, explicó.

Lo más trágico es que los jóvenes no van a tener esos beneficios cuando se jubilen. En enero de 1997 había 19.2 trabajadores cuyas cotizaciones financiaban a un pensionado. Pero para este 2019 sólo hay nueve, indicó citando cifras del IMSS.

Otro problema que afrontarán es que, cuando les llegue su turno de jubilarse, la pensión que recibirán no será alta. Gran parte de ellos, entonces, tendrá la necesidad de seguir trabajando. Pero para un mercado laboral que pocas veces contrata a personas de más de 40 años, el especialista no tiene proyecciones positivas.

SEGURIDAD SOCIAL PARA TODOS 
Una solución a este problema es la seguridad social universal. Sueño con el día en que la atención médica no tenga nada que ver con el mercado laboral, afirmó.

No se debería de condicionar el derecho básico a la salud o a una pensión a tener trabajo, y además a tener uno formal, agregó.

Para ello, se necesita en México una reforma fiscal que recaude lo suficiente para lograr lo anterior y para que la calidad de los servicios de salud no vaya en detrimento por incorporar a más personas.

David Kaplan aclaró que la automatización está afectando el mundo del trabajo. No obstante, según su análisis, no es algo que esté sucediendo mucho más rápido que en otros periodos de la historia, a diferencia del envejecimiento.

Lo preocupante en el caso de las personas que se quedan sin empleo al ser desplazadas por las nuevas tecnologías es que el gobierno poco hace por ellas. Es decir, se invierte muy poco en su capacitación y actualización para que encuentre pronto un nuevo trabajo, detalló.

Otro reto en México es la brecha entre hombres y mujeres. La participación laboral de ellas es de las más bajas de América Latina. Esto aumenta cuando las trabajadoras están casadas y tienen hijos. México es más machista en promedio que los países de América Latina, aseveró.

EL PULSO LABORAL

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *