Con altos índices de pobreza, cinco demarcaciones: OIT

A pesar de ser una urbe con un desarrollo importante y la entidad que más contribuye al producto interno bruto nacional, la Ciudad de México tiene altos indicadores de pobreza en cinco demarcaciones, afirmó Gerardina González Marroquín, directora de País de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) para México y Cuba.

La pobreza está concentrada en Milpa Alta, donde 42 por ciento de la población es pobre; Xochimilco, con 40.5 por ciento; Tláhuac, 39.2 por ciento; Iztapalapa, 35 por ciento, y Magdalena Contreras, 32 por ciento, detalló en el primer Encuentro tripartito hacia un programa de trabajo decente para la Ciudad de México.

Al presentar un diagnóstico de la OIT sobre el trabajo en la capital mexicana, González Marroquín dijo que la economía informal constituye otro enorme reto a escala nacional y para la Ciudad de México.

Indicó que la informalidad a nivel del país es de 57 por ciento, cifra muy alta en la región e incluso en América Latina y el Caribe. Aunque la informalidad en la Ciudad de México es menor al promedio nacional, constituye un porcentaje muy elevado que debería reducirse para tener un mercado laboral más formal.

Al referirse a las prioridades del trabajo decente, indicó que los empleos de calidad son ocupados en 56 por ciento por hombres y en 44 por mujeres. Indicó que 59.2 por ciento de las personas ocupadas en la Ciudad de México gana tres salarios mínimos y 7 por ciento más de cinco, por lo que existe gran disparidad.

Además, tenemos una brecha salarial entre hombres y mujeres, es decir, en trabajos de igual valor, una mujer sólo recibe 78.8 por ciento del salario que recibe un hombre en ese mismo trabajo por el simple hecho de ser mujer.

Entre otros aspectos, indicó que en materia de trabajo infantil en la capital, 68 mil 782 niños, niñas y adolescentes de entre cinco y 17 años trabajan, lo que es un reto importante porque los jóvenes que laboran posiblemente no están estudiando y lo peor del caso es que 37 por ciento están en ocupaciones riesgosas. /La Jornada

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *