Ven contradicciones en empleo doméstico

Aunque cuentan con estudios de licenciatura, la mitad de los mexicanos que emplean a trabajadoras domésticas se encuentran en la informalidad, indica el estudio Perfil de los empleadores de las personas que realizan trabajo doméstico en México.

Según el reporte, más del 62 por ciento cuenta con licenciatura, pero la mitad no tiene acceso a los servicios de salud, por lo que se encuentran en la informalidad.

La investigación elaborada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en alianza con el Nacional Monte de Piedad, señala que más de un millón 588 mil hogares en el País -4.6 por ciento del total- contratan los servicios de trabajadoras domésticas.

El estudio presentado en el marco del Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar que se celebrará este sábado, informa que del total de los empleadores, cerca del 70 por ciento son parte de la población económicamente activa, mientras que 29.8 por ciento son jubilados.

El 57.7 por ciento de los patrones que aún trabajan son asalariados, 25.8 por ciento empleadores y 15.9 por ciento trabaja por cuenta propia. De ellos, seis de cada 10 se desempeñan como profesionales, directivos, funcionarios y comerciantes.

Ellos dan empleo a más de 2 millones 227 mil personas dedicadas al trabajo doméstico, de las cuales cerca del 95 por ciento son mujeres, con una edad promedio de 42.5 años y 7 años de escolaridad.

El documento reitera que las condiciones laborales de este sector continúan siendo precarias, pese a que mejorarlas ha sido una demanda constante.

«El 99.8 por ciento de las personas dedicadas al trabajo doméstico remunerado no cuentan con un contrato escrito; el 98.3 por ciento no tienen acceso a servicios de salud; el 72.3 por ciento no tiene prestaciones laborales y el 26 por ciento no recibe aguinaldo», señala.

Gerardina González, directora de la OIT para México y Cuba, advirtió que el trabajo doméstico es una manifestación de la informalidad en México, toda vez que empleadas y empleadores forman parte de este sector.

«Una de las manifestaciones de la informalidad es el trabajo doméstico, que es precario, desprotegido, en donde no hay aplicación de las mismas normas laborales que favorecen a trabajadores de otras actividades. En el lado de los empleadores, la mitad son informales también y tampoco tienen seguridad social», explicó.

Ante ello, González urgió a México a ratificar el Convenio 189 de la OIT, a fin de avanzar en la formalización de este sector laboral.

De acuerdo con el organismo, países como Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica y Uruguay han ratificado dicho Convenio y han logrado resultados positivos en el fortalecimiento de los derechos laborales y la protección social.

El estudio forma parte del proyecto Contribución para la Inclusión Laboral y Social de las Trabajadoras del Hogar en México. //debate.com

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *