En febrero, empleo precario salta a máximo histórico

La tasa de condiciones críticas de ocupación, que es una medición del empleo precario en el país, alcanzó en febrero pasado un nivel histórico de 19.6% de la población ocupada, lo que sugiere que hay 10.6 millones de personas en estas condiciones laborales.

De acuerdo con el reporte mensual del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el año pasado, considerando el mismo periodo, esa tasa se ubicó en 15.9%, lo que significa un aumento de 3.7 puntos porcentuales.

Históricamente, el segundo mes del 2019 se convirtió así en el peor en cuanto a número de personas con salarios bajos y elevadas jornadas laborales. En el 2012 se reportó una tasa de 12.1%, y el año siguiente fue de 12.8 por ciento.

Durante el sexenio del expresidente Enrique Peña Nieto, la tasa de condiciones críticas de ocupación creció sistemáticamente en coincidencia con una baja del desempleo.

Con respecto al desempleo, este se mantiene en 3.4% de la población económicamente activa a nivel nacional, cifra menor a la reportada un mes antes. Pero en su comparación anual aumentó durante febrero del año en curso frente a la de igual mes del 2018 (3.4 contra 3.3%), con datos ajustados por estacionalidad.

En el país hay 1.9 millones de personas que no encontraron empleo. Los estados más afectados por la desocupación y que registraron un incremento respecto al mismo periodo del 2018, fueron Ciudad de México, con un aumento de 2 puntos porcentuales, al ubicarse en 5.6%, mientras que Tabasco tiene la mayor tasa de desempleo en el país, con 7.8%, a pesar de haber disminuido, pues el año pasado se ubicó la desocupación en 8.2 por ciento.

Además, no ha disminuido el desempleo para las personas con mayor nivel de estudios. En el mes de febrero 84.8% contaba con nivel superior, mientras quienes no contaban con estudios completos representan 15.2 por ciento.

Respecto al género, los hombres no reportaron variación en el periodo de enero y febrero. Se mantuvo el desempleo en 3.3 por ciento. En las mujeres descendió de 3.7 a 3.5% en el mismo lapso de comparación.

En el caso de la informalidad laboral, ésta aumentó 1.1 puntos porcentuales entre febrero del 2019 y el mismo periodo del 2018, al ubicarse en 57.7 por ciento, informó el Inegi.

De tal manera, seis de cada 10 empleados en México son informales, lo que significa que hay 31 millones 270,000 trabajadores en estas condiciones, es decir, que no cuentan con seguridad social, y que “tampoco tienen prestaciones laborales como pago de aguinaldo, días festivos y vacaciones. Pero lo más grave es que tampoco tienen cuenta de ahorro para el retiro, y eso a la larga se vuelve un problema”, comentó Alfonso Bouzas, especialista de la UNAM.

Hasta el momento se desconoce si la Secretaría del Trabajo y Previsión Social mantendrá los programas de impulso al empleo como el de Formalización. Sólo se ha presentado el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, el cual ya tiene inscritos a más de 200,000 jóvenes, muchos de ellos con nivel de licenciatura y posgrado, a quienes otorga una beca de 3,600 pesos mensuales durante un año. //El Economista

¿Qué mide la tasa de condiciones críticas de ocupación?

  • Es un indicador de condiciones inadecuadas de empleo desde el punto de vista del tiempo de trabajo, los ingresos o una combinación insatisfactoria de ambos y resulta particularmente sensible en las áreas rurales del país.
  • Incluye a las personas que se encuentran trabajando menos de 35 horas a la semana por razones ajenas a sus decisiones, más las que trabajan más de 35 horas semanales con ingresos mensuales inferiores al salario mínimo y las que laboran más de 48 horas semanales, ganando hasta dos salarios mínimos.
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *