Cómo afecta la migraña al trabajo?

Por: Adriana Rodríguez

Estudios recientes ponen de manifiesto que el 9 por ciento del total de trabajadores atendidos en consultas de medicina del trabajo lo fueron por migraña.

El propio lugar de trabajo puede desencadenar nuevas cefaleas o empeorar las existentes, pues implica una exposición a factores ambientales desencadenantes como la variación en la intensidad lumínica; variación en la intensidad sonora-ruidos; olores intensos y desagradables y estrés.

Según los trabajadores, los principales factores desencadenantes de cefalea en relación con el ambiente laboral son: el estrés emocional; estrés físico o cambios en el ritmo del sueño.

Muchas personas que sufren crisis de migraña van a trabajar pero ven reducido su nivel funcional.

Cuando una persona migrañosa va a trabajar, es menos efectiva que cuando trabaja sin migraña y su productividad se reduce en esos días.

El 60 por ciento de la pérdida de trabajo asociada a la migraña se debe a la disminución de la efectividad del trabajador en su puesto y no al absentismo en sí.

La mayoría de las personas con migraña hacen un gran esfuerzo por acudir al trabajo mientras les sea posible durante sus crisis, sobre todo si temen ser despedidas. El término “presentismo” hace referencia a esta situación.

La calidad de vida percibida de los pacientes con migraña se ha medido en función de 5 dominios (actividad laboral, actividad social, energía/vitalidad, síntomas migrañosos y sentimientos/ preocupaciones).

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *