Cerrará GM cinco plantas y cesará a 15 mil

General Motors (GM), la automotriz más grande de Estados Unidos, anunció ayer que recortará 15 mil empleos –15 por ciento de su fuerza de trabajo– y cerrará cinco plantas, una en Canadá y cuatro en territorio estadunidense, en su mayor reestructuración en una década.

Afirmó que la rama mexicana de la compañía será la menos afectada por la restructuración, y dijo que la permanencia de sus plantas en el país se mantendrá inamovible, aunque el recorte de personal también impactará en México, en el caso de personal eventual y de confianza.

GM producirá la nueva Blazer en Ramos Arizpe, Coahuila, en sustitución del Cruze, cuya producción en Estados Unidos desaparecerá.

Con las medidas pretende ahorrar 6 mil millones de dólares a 2020, adaptarse a las condiciones cambiantes del mercado y priorizar inversiones para su próxima generación de vehículos eléctricos.

Las presiones por costos han aumentado para GM, otras automotrices y proveedores, en momentos en que ha bajado la demanda de autos sedán tradicionales. La empresa ha dicho que los aranceles al acero importado, impuestos este año por el gobierno de Donald Trump, le han costado mil millones de dólares.

La firma informó que en Estados Unidos serán cerradas las fábricas en Detroit, Ohio, Maryland y Michigan, así como la de Oshawa, en Ontario, Canadá.

El presidente estadunidense, Donald Trump, dijo estar molestopor la medida, mientras el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, se declaró profundamente decepcionado. El gobernador de Ontario, Doug Ford, señaló que los aranceles a las importaciones al acero y el aluminio son las principales causantes del cierre.

General Motors informó que reducirá la producción de algunos modelos, debido a un mercado en declive para los tradicionales sedanes a gasolina, traspasando más inversiones a vehículos eléctricos y de conducción autónoma.

Las medidas de GM se suman a la mayor restructuración de la automotriz número uno de Estados Unidos desde su bancarrota –hace una década– y marcan un punto de inflexión para el sector automotor de América del Norte. Las firmas del sector estadunidense han disfrutado de casi una década de prosperidad desde la crisis financiera de 2008-2009 y tras los rescates del gobierno para GM y la antigua Chrysler.

GM planea dejar de producir varios modelos que se ensamblan en esas plantas, que incluyen el Chevrolet Cruze, Cadillac CT6 y Buick LaCrosse.

El compacto Cruze será descontinuado en el mercado estadunidense en 2019.

Fuente: Jornada, martes 27 de noviembre

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *