GM anuncia un difícil año 2019: cerrará 3 plantas y despedirá personal

CIUDAD DE MÉXICO —

General Motors anunció este lunes que reducirá la producción de autos en Norteamérica, que dejará de construir algunos modelos con un bajo volumen de ventas y que eliminará empleos, lo que constituye su mayor reestructuración en una década.

La armadora norteamericana informó que se enfocará más en vehículos eléctricos y de conducción autónoma, por lo cual reducirá 15% de su fuerza de trabajo como parte de una gran reestructuración para ahorrar 6,000 millones de dólares (mdd), en aras de adaptarse a las “condiciones cambiantes del mercado”.

El personal ejecutivo también será reducido en 25%, según un comunicado de la automotriz.

Tras conocerse esta noticia, las acciones de la firma subían esta mañana 5.65% en la Bolsa de Nueva York.

La firma planea detener el próximo año la producción en tres plantas: Lordstown en Ohio y Hamtramck en Michigan, en ambos casos en Estados Unidos, y Oshawa en Ontario, Canadá.

Además, General Motors dejará de producir varios de los modelos que se ensamblan en esas plantas, entre los que están el Chevrolet Cruze, el Cadillac CT6 y el Buick LaCrosse.

Además, la armadora norteamericana anunció el cierre de otras dos plantas no identificadas en otras regiones del mundo.

“Estamos ajustando la capacidad a las realidades del mercado”, explicó la presidenta ejecutiva, Mary Barra.

Los aranceles al acero también influyen

Las presiones de costos han aumentado para la empresa, pero también para otras automotrices y proveedores en momentos en los que ha bajado la demanda por autos sedán tradicionales.

Asimismo, la compañía ha dicho que los aranceles al acero importado, impuestos este año por el gobierno de Estados Unidos, le han costado 1,000 millones de dólares (mdd).

Los cambios serán discutidos con el Sindicato de Trabajadores del Automóvil el próximo año, dijo Barra al anunciar el plan.

General Motors emplea a unos 2,500 trabajadores sindicalizados en Oshawa, que produce los modelos Chevrolet Impala y Cadillac XTS. Esa planta también completa el ensamblaje final de las camionetas Silverado y Sierra, de mayores ventas.

La  automotriz número uno de Estados Unidos, en su última reestructuración, a fines de octubre, ofreció salidas negociadas a 50,000 empleados en Norteamérica.

El primer ministro de Canadá Justin Trudeau se dijo “decepcionado”, tras el anuncio del cierre de la planta de General Motors en Canadá. (Con información de Reuters, AFP y EFE)

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *