3 de cada 4 contratos sindicales en México favorecen a las empresas: estudio

Tres de cada cuatro contratos sindicales en México se firman a espaldas de los trabajadores, es decir, se trata de contratos cuya finalidad no es proteger a los trabajadores, sino evitar que haya una sindicalización real y que el personal pelee mejores salarios y prestaciones, reveló un estudio.

Los sectores donde se encuentran mayoritariamente este tipo de contratos son comercio, transportes, servicios, construcción, manufactura y agricultura. Las centrales obreras con más contratos de protección firmados fueron la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC).

La investigadora Joyce Sadka, del ITAM, realizó un estudio para identificar contratos de protección patronal. Para ello, seleccionó mil 400 contratos de forma aleatoria de los 19 mil Contratos Colectivos de Trabajo (CCT) depositados en la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA), a los que después se les aplicó una técnica estadística para determinar qué tan propensos son de ser de protección patronal.

El resultado fue que 76 por ciento son propensos a ser de protección patronal, tras analizar si cuentan con un padrón de trabajadores, beneficios adicionales a los de la Ley Federal del Trabajo (LFT) y si revisan cada año salarios y cada dos años el CCT.

Sadka dijo en entrevista que el estudio arrojó que sólo una tercera parte de los CCT han sido revisados desde el momento de su registro en la JFCA, incluso, hay contratos que tienen hasta 20 años sin revisión.

Carlos Aceves del Olmo, secretario general de la CTM, consideró que los contratos de protección patronal “son un mito al que le han dado fuerza. En todos los contratos que se firman participa una comisión de revisión de contrato colectivo, no se les lleva a los trabajadores ‘con un cuchillo’ a que se afilien”.

Impacto a salarios

Para la académica de la UAM, Graciela Bensusán, un contrato de protección garantiza a la empresa la posibilidad de eludir por algún tiempo una exigencia real de negociación colectiva por parte de un sindicato verdaderamente representativo e impide el mejoramiento de las condiciones de trabajo de los trabajadores.

Carlos Ferrán, socio del área laboral del bufete Cuesta Campos, señaló que muchas empresas han optado por los contratos de protección como una medida para protegerse de sindicatos que se dedican a extorsionar; sin embargo, la principal implicación de este tipo de contratos es que los salarios se han mantenido estancados.

“Los contratos de protección han sido un mal necesario de los empresarios para conservar la fuente de empleo, no son buenos estos contratos pero han sido una alternativa, lo negativo es que este tipo de contratos impacta en el salario de los trabajadores y ha impactado también en su bolsillo”, expuso.

Fuente: Financiero, martes 20 de noviembre

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *