La maternidad ya no provoca que las mujeres abandonen el mercado laboral

La Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas), en un informe que ha publicado hoy, sostiene que “la maternidad ya no aleja a las mujeres del mercado laboral”. En concreto, y según consta en el último Panorama Social, “la práctica de abandonar el mercado de trabajo, coincidiendo con la edad de maternidad, tiende a desaparecer“.

El documento, elaborado por las profesoras universitarias Inmaculada Cebrián y Gloria Moreno, expone que “si en 1987 la tasa de actividad femenina era del 32% y en el mercado de trabajo participaban algo menos de cinco millones de mujeres, en 2017 la tasa de actividad se situó en el 53% y el número de mujeres activas superó los 10 millones”.

“En apenas 12 años”, prosigue el estudio, “la máxima tasa de actividad femenina se ha trasladado del grupo de 25-29 años (83% en 2005) al de 40-44 años (86% en 2017)”, lo que “indica el fin del modelo tradicional de participación laboral femenina“.

Aun así, las investigadoras advierten de que “persisten diferencias significativas, como muestran los indicadores de participación laboral, empleo y desempleo”. Esta situación se evidencia, apuntan, en que “las brechas de género en población activa y empleo rondaban los 12 y 11 puntos porcentuales, respectivamente, a favor de los hombres, mientras que la tasa de desempleo, en cambio, era 3,4 puntos más alta entre las mujeres”.

Diferencias salariales

En el texto también se analizan los salarios, que “marcan diferencias de género importantes”. La brecha salarial, que existe en todos los países de la OCDE, oscilaba entre el 3% de Luxemburgo y más del 20% de Estonia y Letonia en favor de los hombres en 2017. En España se situó en el 11,5%, según los datos aportados en la publicación, tal y como informa Europa Press.

Respecto a las pensiones, entre 2005 y 2017 el número de mujeres pensionistas de jubilación creció de media un 2,36% anual, casi un punto porcentual más que el de los hombres (1,43%). Asimismo, si en 2005 las mujeres de entre 65 y 69 años percibían una pensión un 39% inferior a la de sus coetáneos masculinos, en 2017 esa diferencia se situaba en el 29%.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *