Mina productividad disfunción laboral

Un 40 por ciento de las empresas mexicanas padecen cinco disfunciones con sus empleados que provoca una baja productividad laboral, de acuerdo con la Universidad Sistémica de Iberoamérica.

«Las disfunciones que viven las empresas con sus empleados son la falta de confianza, el miedo al conflicto, la falta de compromiso, la falta de responsabilidad y la falta de enfoque en resultados, que surgen ante una falta de cultura que evalúe de manera sistémica a las empresas», aseguró Gabriel de Velasco Valenzuela Vásquez, director de la Universidad, institución con presencia en AL y España.

La primer disfunción, explicó el especialista, se presenta cuando una persona no puede resolver un problema y no se acerca a un colega o a su jefe pidiendo apoyo, debido a que no hay confianza.

El miedo al conflicto surge cuando los colaboradores están inconformes con algo, pero no quieren decirlo, sino que se viven en una armonía artificial, simulada; esto genera una falta de compromiso que se refleja cuando el equipo no se abre a los temas y hace como que trabaja, pero lo hace de manera autómata, robotizada, expuso.

Añadió que la cuarta disfunción es la falta de responsabilidad, que es la que más provoca una baja productividad pues nadie asume sus culpas en los resultados de la empresa, y esto de alguna manera está relacionado con la falta de enfoque en resultados.

«Desde una mirada lineal, lejos de la mirada sistémica, en ocasiones llega un director afirmando que su gente no se enfoca en resultados e inician una concentración en talleres, retiros, camping, carísimos,con duración de un mes, y al final vuelven a las mismas situaciones porque no se atacó de raíz ni de manera sistémica».

De Velasco Valenzuela explicó que las empresas, de cualquier tipo, enfrentan estas disfunciones de manera distinta.

Las microempresas enfrentan más esta situación porque emplea a la misma familia, se genera mucha presión y problemas familiares, lo que provoca que la firma no llegue a la siguiente generación.

«Las empresas medianas padecen como resultado de estas disfunciones problemas de rotación constante, falta de apoyo y liderazgo y de capacitación, por lo que empiezan a sufrir la llegada de empresas multinacionales que les quitan el mercado», dijo.

En tanto que las multinacionales se pierden, pues entre más grande es una empresa los problemas casi no se ven, lo que provoca que se gaste mucho dinero en rotación de personal.

Fuente: Reforma, viernes 22 de junio

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *